Iniciar un sitio de citas en línea

Ganar sí, pero no de cualquier forma

2014.10.21 19:11 jagonzlezmolina Ganar sí, pero no de cualquier forma

El sábado pasado asistí como militante de base a la Asamblea Ciudadana Sí se puede en Madrid. He de decir que uno llegaba a la misma con una sensación agria después de que la semana previa al evento, el equipo técnico liderado por Pablo Iglesias decidiera anteponer la competitividad al consenso, arguyendo de manera torticera que hay líneas rojas en las que era imposible el consenso. Estamos iniciando un camino esperanzador y a la vez tremendamente complicado, es hora de aprender de lo andado hasta ahora, de escuchar la voz de aquellos que tanto esfuerzo han desgranado estos meses y que son el corazón de PODEMOS: la gente, los círculos, el Pueblo en definitiva. En los corrillos de Plaza Podemos, en la calle y en la gran mayoría de círculos, la propuesta de Echenique estaba muy bien valorada, hecho que se confirmo de manera efectiva en la asamblea presencial el domingo por la mañana cuando el propio Pablo Echenique y Teresa Rodríguez presentaron su documento organizativo.
¿Cómo es posible entonces que en la Asamblea se vuelvan a trazar esas líneas rojas estando al principio del camino? ¿Cómo puede ser que las infranqueables líneas rojas que plantea el equipo de Iglesias sean las mismas que la mayoría de los que componen PODEMOS entendemos que hay que sobrepasar sí o sí?
Los que estábamos en la Asamblea el pasado sábado no veníamos gratis en autobuses pagados y con el bocadillo debajo del brazo. Los que asistimos a Vistalegre somos gente curtida en la calle, procedente de los movimientos sociales, activistas que llevan años luchando por construir algo alternativo y diferente. Y esa gente realizó un ejercicio de inteligencia colectiva el domingo por la mañana cuando todos y cada uno de los ponentes que salieron a defender sus respectivos borradores organizativos hicieron ver al equipo técnico que nadie dudaba de que debe ser Pablo Iglesias el que ponga la cara al proyecto, pero que éste debe ser simple y llanamente el altavoz de los círculos, y de manera reiterada se le pidió, como se había hecho con anterioridad, que estrechara la mano tendida al consenso que el grupo Sumando Podemos le había ofrecido de manera tan generosa los días previos al encuentro.
Todos queremos ganar, pero hay que hacerlo huyendo de las viejas fórmulas. Si proponemos empoderar a la gente, crear algo nuevo y revolucionario, no podemos emprender el mismo camino y los mismos mecanismos que utilizan los partidos de la casta para conseguir el triunfo. Ya sabemos a qué y adonde nos va a conducir. PODEMOS es una posibilidad real de cambio, de que aquellas y aquellos que proponen algo distinto al sistema imperante tengan la posibilidad de empoderarse y llevar a cabo este viejo sueño de transformar el mundo que les rodea de una manera cierta y profunda. Lo conseguido hasta ahora no es fruto solo de una magnífica política de comunicación del equipo promotor de Madrid. La participación activa de la gente, el trabajo en barrios y centros de trabajo, el hecho de que la gente identifique a PODEMOS con su vecina, su compañero de trabajo, los activistas que componen las mareas en defensa de lo público, los que siempre están al lado de la gente que ha sufrido y sufre los desahucios, las que anduvieron hasta Madrid para gritar dignidad, o simple y llanamente, el currela que le pone el café por la mañana, ha sido a mi entender clave en el éxito de de la iniciativa.
Es por ello que resulta muy preocupante que cuando de manera mayoritaria, la gente anda exigiendo a Pablo Iglesias y su equipo que trabaje el consenso con un borrador que entendemos representa mejor lo que nos ha llevado a esta aquí, él, se descuelgue en la Asamblea pidiendo a aquellos grupos que resulten perdedores que se echen a un lado. Suena a política rancia, de confrontación, de partidos burgueses donde enfrentarse por el poder se convierte en el mecanismo básico de actuación interna. Nosotros queremos liderazgos que trabajen la horizontalidad, recogiendo y enhebrando las propuestas colectivas de todas y todos los que componemos el proyecto, no queremos familias internas que se despellejen unas a otras, no queremos liderazgos impositivos y verticales.
Podemos tiene un ADN puramente Quincemayista, surge de la rabia y el hartazgo de la clase obrera. Su esqueleto lo forman aquellas y aquellos que dijeron basta. Y a esa gente no se les puede pedir ahora y desde un estrado ante ocho mil personas que vuelvan a la desidia, a sentarse en el sillón a esperar que otros, más preparados y formados, lo solucionen todo. Esta forma de entender la Democracia es precisamente lo que está acabando con ella. Esos espacios de debate, de participación activa en la vida política propuestos por el 15M han sido recogidos sabiamente por los círculos de Podemos, que son los lugares donde se ha cristalizado el ferviente y necesario deseo de la gente por sentirse participe de las decisiones políticas más allá de echar un voto en una urna cada cuatro años. Eso, compañeras y compañeros, es un tesoro, un activo político fundamental que PODEMOS no puede ni debe desechar, porque es eso precisamente lo que nos diferencia de los partidos de la casta, a los que, como bien dijo Echenique en la Asamblea, no podemos ni debemos parecernos. Y compañeros, es especialmente en la municipalidad donde de una forma más nítida y potente se ha hecho efectiva esta manera de entender la política, y desde donde debemos iniciar el camino de empoderar al pueblo, a los de abajo. Por eso es incomprensible que se planteara el domingo por la tarde por el equipo de Iglesias, en voz de Iñigo Errejón, no acudir a la cita electoral municipalista bajo siglas propias, y sí ,entrar a formar parte de coaliciones que son la marca blanca bajo la que se quieren refugiar partidos políticos como IU que han y están gobernando siendo cómplices y participes de políticas de recortes de lo público, aprobando por ejemplo presupuestos en Andalucía que han supuesto entre otras barbaridades el despido de 4.502 profesores de la pública, y que ahora ven como su presencia en el panorama electoral e institucional va a quedar reducida prácticamente a la nada a causa de su nefasto hacer político. Sinceramente pienso que sería, al menos en sitios como Sevilla o Andalucía un auténtico suicidio político.
Respecto al debate sobre la forma de elección del consejo ciudadano, Echenique y su grupo proponen que un 20 por ciento sea elegido por sorteo. He de confesar que al principio esta propuesta me generaba ciertas dudas, pero que después de ver a Iglesias atacándola de nuevo con el argumento de la eficacia y proponer como alternativa la elección de sabios intelectuales que sean capaces de llevarnos a la Victoria mientras el resto observamos gozosos su gesta y les aplaudimos desde nuestra incompetencia, no puedo si no defenderla y empezar a comprenderla. Y comienza a resultarme sugestiva por qué el hecho de que la gente elegida por sorteo no pertenezca a ninguna de las familias políticas que están surgiendo en el seno de PODEMOS, puede contribuir a mediar en pro de consensos, colaboración y acuerdos, además de servir de elemento fiscalizador de la labor del propio consejo. La elección a dedo no deja de serlo a tenor de virtudes o cualidades que alguien o algunos de manera personal pueden entender como eficaces. Utilizar la metáfora baloncestística para hablar del método de sorteo fue algo que no tuvo desperdicio. Al baloncesto juegan los más técnicos, fuertes y altos, pero de la democracia creo que podemos y debemos participar todos, por ello, el hecho de que parte de ese consejo (solo un veinte por ciento) sea elegido por sorteo me parece interesante.
En cuanto al asunto de la portavocía unipersonal, el secretario general único que según Iglesias es la única manera de ganar a Sánchez o Rajoy, he de decir que no entiendo el por qué de tal afirmación, ya que incluso entrando en la lógica puramente electoralista que parece obsesionar al equipo Claro que Podemos, creo que tres magníficos portavoces entre los que se debe encontrar el propio Iglesias serían un elemento altamente desconcertante para los anquilosados estilos de confrontación de los partidos tradicionales, sería un elemento novedoso al que la casta no sabría bien como atacar.
En definitiva, que en Madrid este fin de semana hubo mitines, baños de masas, escenificación y métrica política, pero también debate, encuentros de compañeras y compañeros, ejercicios de pura inteligencia colectiva que demostraron que la gente que componemos PODEMOS tenemos muy claro lo que queremos, y que por supuesto valoramos lo aportado por los que han liderado el proyecto hasta ahora, pero pensamos que hay que ir más allá, y exigimos que PODEMOS sea la herramienta para el cambio total, empezando por la forma de organizarnos como partido. Ganar sí, pero hay que ganar de manera diferente, construir una base social potente y sólida que nos permita asumir con fuerza los retos de transformación política, social y económica que estamos prometiendo a los trabajadores y trabajadoras de este país. Sumando PODEMOS.
Juan Antonio González
submitted by jagonzlezmolina to podemos [link] [comments]